• Contacto

  • Anuncios

Labores y cultivos

En esta sección trataremos de ir compartiendo, más abajo, los cultivos y las labores de Tracción Animal que desarrollamos desde la Escuela, así como nuestras inquietudes referente a una agricultura más sostenible y respetuosa con la tierra, los agricultores y los consumidores.

Agricultura sostenible

La agricultura es una actividad productiva y económica, que persigue mejorar el nivel de ingresos de los productores y la generación de alimento. Ésta actúa directamente sobre dos factores muy sensibles: recursos naturales y alimentación. Considerando lo anterior, la agricultura sostenible surge como una necesidad de apoyo y protección a dichos factores. El aprovechamiento sostenible de los recursos naturales involucra el mantenimiento de la fertilidad de los suelos, evita la erosión y contaminación del suelo y agua, mantiene la diversidad y equilibrio en los agroecosistemas, además de garantizar alimentos sanos, libres de residuos y con buen contenido de nutrientes.

En las últimas décadas, el deterioro de los recursos naturales originado por la agricultura tecnificada, así como por la agricultura de subsistencia ha sido motivo de preocupación, debido a la destrucción del suelo y en general de la degradación del ambiente. El problema de destrucción del suelo es significativo, ya que anualmente se pierden miles de millones de toneladas de suelo por la erosión hídrica y eólica. Como ejemplo podemos observar como solo México pierde anualmente aproximadamente 535 millones de toneladas de suelo por la erosión hídrica y eólica.

Tomando en cuenta que en las zonas donde se practica la agricultura moderna se presentan graves problemas, tales como escasez de agua, costos elevados, baja rentabilidad en ciertos cultivos y contaminación creciente del ambiente y de los productos agrícolas, y por otro lado que en donde se practica la agricultura tradicional hay baja rentabilidad, deterioro de los recursos naturales y se utiliza para autoconsumo, se considera necesario intensificar la promoción de sistemas de producción y tecnologías agrícolas, como son la labranza de conservación y la agricultura orgánica, que permitan a los productores obtener mejores ganancias y contribuyan a un desarrollo económico y social en equilibrio con el medio natural.

Labranza de conservación

La labranza de conservación se aplica en agricultura tanto en cultivos anuales como perennes, y consiste en sembrar sin arar o rastrear el suelo, dejando por lo menos el 30% de la superficie del suelo cubierta con residuos vegetales que constituyen el llamado “mantillo”.

El sistema de labranza de conservación es integral, ya que se complementa con un buen manejo de cultivo y tiene como ventajas las siguientes:

– Evita la pérdida de suelo por erosión hídrica y eólica.

– Conserva por más tiempo la humedad del suelo, al reducirse considerablemente la evaporación del agua.

– Evita la quema de residuos minimizando la contaminación del aire.

– Aumenta la velocidad de infiltración del agua de lluvia o de riego.

– Se utiliza menos energía de hidrocarburos.

– Los costos de producción se reducen hasta un 40% por un uso menor de maquinaria, de riegos y agroquímicos.

– Se pueden sembrar hasta 3 ciclos agrícolas durante el año, en zonas donde el régimen de humedad y el clima lo permiten.

– Con el uso integrado de otros factores, se logran incrementar los rendimientos del producto por hectárea.

– Incrementa las utilidades por unidad de superficie.

La importancia que ha adquirido la conservación del agua y el suelo. Por ejemplo, en Estados Unidos se tienen sembradas bajo este sistema más de 50 millones de hectáreas, sin considerar tecnologías intermedias como la labranza mínima.

La labranza de conservación constituye la base y estrategia para conservar los recursos suelo y agua, así como para competir en costos en la producción de granos básicos, por lo que los agricultores han mostrado una respuesta muy favorable a esta tecnología y su adopción continúa con un crecimiento muy notable a nivel mundial.

Pincha aquí para acceder a Agricultura de Conservación.

Agricultura orgánica

La agricultura orgánica se define como un sistema de producción de alimentos que evita el uso de productos químicos sintéticos como fertilizantes, plaguicidas, herbicidas y otros que puedan causar contaminación de alimentos o del ecosistema, y maximiza la calidad de los productos agrícolas y de los recursos naturales renovables, así como el manejo de los procesos biológicos y ecológicos mediante una normatividad.

Este sistema se apoya en prácticas como la rotación de cultivos, reciclaje de desechos vegetales, uso de estiércol animal, de leguminosas, de abonos verdes, desechos orgánicos compostados, fertilizantes de rocas minerales, labores mecánicas de los cultivos junto con el control biológico de plagas, enfermedades y malezas. La agricultura orgánica utiliza tanto técnicas tradicionales como las más innovadoras para la producción, tratando de sustituir insumos externos.

Los beneficios que se obtienen con la utilización de métodos orgánicos en la agricultura, son:

– Producción de alimentos libres de contaminación y de alta calidad nutritiva.

– Se mantiene e incrementa a largo plazo la fertilidad de los suelos.

– Disminución del uso de agroquímicos y de los riesgos en su manejo.

– Obtención de productos con menor costo y un sobreprecio, comparado con los productos convencionales.

– Utilización menos intensiva de capital y más intensiva de mano de obra, lo cual genera mayor empleo en la zona.

– Preservación de las condiciones naturales del ambiente.

A nivel mundial se observa un interés creciente por los productos orgánicos, debido a que los consumidores prefieren alimentos locales más sanos, libres de residuos tóxicos, y sobre todo, que provengan de sistemas productivos que no degraden el medio ambiente; por lo que es innegable la existencia de una significativa y creciente demanda de esos productos a nível mundial.

El mercad o de los productos orgánicos se concentra en volumen y crecimiento en los países industrializados, principalmente en Estados Unidos, la Comunidad Económica Europea y Japón.

Experiencias

Enseñantes/colaboradores de la Escuela

La Escuela de Tracción Animal cuenta con personas mayores de las aldeas experimentadas en  el trabajo con animales, como colaboradores de lujo. Contando con su experiencia y sabiduría, y combinándolas con las bases científicas de la Agricultura Orgánica (ecológica) y con algunos avances en el laboreo de Tracción Animal, la Escuela pone en marcha el proyecto “2010, Huertos Experimentales de Tracción Animal en la Reserva de la Biosfera”.

En esta ocasión, se lleva a cabo un cultivo tradicional de patata con Tracción Animal  en la ladera de una montaña. En el se ven todos los pasos de laboreo que se realizaron desde el principio.

Uno de los expertos y estrechos colaboradores de la Escuela es D. Pedro González, que con sus 80 años acarrea una larga experiencia en el trato con animales y en el laboreo de la tierra con Tracción Animal. En la foto aparece  aparejando a la Mula “Sara”.

Debido a las condiciones del terreno, se optó primero por cortar la superficie con una “grade” en diferentes direcciones. Esto ha permitido arar después con mayor facilidad, evitando en gran medida que el “arado se fugue”, que el arado pierda el surco.

A continuación, una vez rota la superficie, se apareja a la mula con un pequeño arado de vertedera. Aunque no somos muy partidarios de voltear la tierra, en ocasiones cuando el terreno es pradería esta practica es de mucha ayuda la primera vez que se laborea la tierra.

Comenzamos a arar con el arado de vertedera de doble mango que recuperamos para la Escuela. El animal elegido para esta labor fue una mula, debido a que necesitábamos mayor potencia de tracción. Como se ve en la foto comenzamos siempre a arar de arriba abajo para evitar que la tierra siga bajando.

Con la continua supervisión de Pedro el experto de la Escuela seguíamos arando y dando algún descanso a la mula. Este es un momento interesante para comentar: en muchas ocasiones cuando la caballería va “atrancada” es debido a una mala colocación de los aperos o arreos. El deficiente rendimiento de la mula era motivado por una incorrecta colocación del “collarón” que lo tenía muy alto y dificultaba un poco la respiración del animal. Enseguida la experiencia y destreza de Pedro consiguieron tras el correcto ajuste de los arreos incrementar notablemente el rendimiento del animal.

En la foto se puede ver la atenta observación de Pedro, que constantemente nos ilustraba con sus consejos y sugerencias. Como entidad que vela por el bienestar animal, desde la Escuela es costumbre siempre dar descanso al animal tantas veces como lo necesite.

Después de arar la tierra, de voltearla, se vuelve a pasar la “grade” en diferentes direcciones para prepararla, romper los terrones y aligerarla.

Una vez preparada la tierra para recibir a las patatas, labor de mucha más demanda de potencia cambiamos de animal. A partir de aquí es el burro “Platero” nuestro protagonista. En está ocasión su intervención comienza ya con el transporte en carro de las patatas para siembra.

Aparejamos a “Platero” con el arado romano, más conocido en la comarca como “arado de mosquito” para iniciar la siembra.

Nuestro experto y enseñante de la Escuela dando instrucciones de como mejorar desde el principio los cultivos. Es costumbre en la zona dejar la “asoma” (la tierra con la que se cubren las patatas) en dirección al naciente (Este).  La escuela está investigando esta práctica común, pero “posiblemente sea, entre otras razones para proteger los brotes  tiernos de las patatas del fuerte y abrasador sol del mediodía”.

Sembrando las últimas patatas en la “Torre”, así se le conoce a este lugar.

Después de finalizada la labor, intercambiamos impresiones. En esta ocasión todo el proceso lo hemos hecho siguiendo el procedimiento tradicional de la zona, utilizando los mismos aperos tradicionales recuperados por la Asociación ANDREA para la Escuela.

Este es el resultado de la primera parte del “Cultivo Programado de Patata 2010”.

A continuación para cubrir la tierra y abonarla ligeramente, se esparció una capa de “abono-cobertura” aprovechando los recursos que nos da la tierra(hojas, helechos, y diversas adventicias que se cortan en la finca) que se dejan compostar en el mismo lugar.

Como se ve en la imagen, la capa no debe de ser muy abundante para evitar que los roedores puedan nidificar, ya que el “abono-cobertura” no está descompuesto todavía.

Aquí comenzamos a “Rachar os Sucos” como se conoce tradicionalmente en el lugar. Esta labor (Rajar los Surcos) se realiza con varios fines. Uno de ellos es el de eliminar un considerable numero de adventicias que siempre se desarrollan antes que las propias patatas y que evitarían el buen crecimiento de las mismas. Otro es el de aportar más tierra a la “Asoma”, es decir a los pequeños surcos donde están enterradas las patatas. Y otro de los fines es el de oxigenar la tierra para incrementar el desarrollo del cultivo.

En la foto, si la comparamos con la anterior, veremos como han desaparecido las adventicias, y como  los pequeños Surcos(“asomas”) dan lugar  a Surcos más grandes, donde se encuentran enterradas las patatas.

Las labores anteriores se realizaron con el Arado Romano(Mosquito), que Platero transporta de regreso a casa.

Pasados de ocho a diez días, dependiendo del tiempo, antes de que las patatas  emerjan a la superficie, se les pasa la “Grade de Escalera”, no la de cuchillas (en este caso Pedro recicló una escalera vieja y la adaptó para dicha labor) con el objetivo de procurar agotar las reservas de las adventicias.

Así queda el terreno después de la labor, como podéis ver han desaparecido los caballones y el terreno está casi llano.

Nuestro colaborador y Maestro  explicándonos diferentes aspectos relacionados con las siguientes labores a realizar. Estas futuras labores las iremos ilustrando en esta misma sección a medida que se vallan realizando.

Han pasado algunos días y las patatas como se ve están comenzando a crecer.

Cuando las patatas tienen aproximadamente una cuarta de altura, se “arica” por primera vez, esta labor nos permite agotar las reservas de las adventicias, además de oxigenar la tierra y aportar más tierra a los surcos donde se encuentran las raíces de las patatas.

Aquí se puede ver como quedan las patatas después de “aricarlas”.

Unos días después se termina la labor pasando una azada pequeña o un pequeño rastrillo entre las plantas, que servirá de escarda y conseguiremos una mayor oxigenación al romper la costra entre las plantas. Como se observa en las fotos, los riegos los volvemos a llenar de la tierra que retiramos de la superficie. Esta acción nos permitirá realizar una última arica evitando en gran medida la aparición de adventicias, ya que cuando se realice las plantas serán suficientemente grandes, y cubrirán la entrada del sol, esencial para que podamos “erradicar” las hierbas de una manera totalmente ecológica sin la utilización de productos químicos de síntesis, evitando la contaminación de la tierra, los acuíferos, los agricultores y los consumidores. Y obteniendo un producto de máxima calidad.

Esta última arica realizada a principios de Junio dará un gran impulso de crecimiento a las plantas, ademas de todos los beneficios comentados anteriormente.

Así queda el cultivo de patata realizado enteramente con Tracción Animal en una tierra de ladera que no había sido cultivada. Ahora nos queda solo esperar a recoger un fruto que seguramente todos y todas , y también vosotros, valoraremos más después de ver todo el proceso de cultivo. Terminaremos el proceso cuando arranquemos las patatas, las recojamos, y las traslademos, acciones todas ellas realizadas con Tracción Animal que también ilustraremos en esta sección.

Estas son las patatas en floración.

Aquí podemos observar ya a mediados del mes de agosto las patatas secas y listas para arrancar.

Comenzamos la labor de arrancar las patatas con la ayuda de la tracción animal. Aunque existen “rellas” ya diseñadas para este fin, en esta ocasión Pedro nos enseñó a aprovechar al máximo los recursos, utilizando el mismo arado romano que usamos en la plantación.

Como se ve, se pasa el arado romano por la cumbre del caballón. Se raja el caballón.

Este año no ha sido un buen año de cosecha debido sobre todo a las fuertes heladas de finales de marzo, y a un considerable e inusual aumento de la pluviosidad en el mes de junio

Pasamos el arado alternando caballones, es decir, rajamos uno si uno no para evitar que las patatas se queden enterradas. Una vez recogidas las patatas de los caballones, se continua la labor hasta haber rajando todos.

Una vez rajados todos los caballones, se pasa la grada de escalera para descubrir las patatas que se pudiesen haber quedado enterradas. Como veis, Pedro es una persona muy interesante y reutiliza cualquier cosa para adaptarla a la demanda.

Pasamos la grada en diferentes direcciones, longitudinalmente, transversalmente…

Y a continuación, volvemos a surcar para descubrir las pocas patatas que hayan quedado enterradas, aprovechamos además la labor para sembrar nabos que mantengan la tierra cubierta en el otoño/invierno.

Volvemos a gradar en diferentes direcciones, y dejamos descansar la tierra…Esta patata es una variedad Autóctona, se llama Fina de Carballo, es menos productiva que otras variedades, pero es una patata muy resistente, muy rústica, y de buen paladar que se ajusta a lo que nosotros buscamos para evitar la utilización de productos químicos como sulfatos, etc. Nuestro gran compañero “Platero” nos ayuda una vez más, en esta ocasión transportando la cosecha y dando por cerrado un bonito Ciclo. Desde la Asociación ANDREA recomendamos este tipo de agricultura más respetuosa con la tierra, los agricultores y los consumidores. Así mismo, recomendamos a las personas que trabajen con animales, conocer su etología, su comportamiento y tratar a los animales como verdaderamente se merecen, como uno más, un compañero de trabajo que también tiene sus necesidades.

Enseñantes/colaboradores de la Escuela

Eloi, Pili, y Estrela.

Eloi, Pili y Estrela son una familia de jóvenes agricultores que viven y sienten la tierra como un organismo vivo, como parte de ellos mismos. Cultivan una gran variedad de hortícolas y algunas variedades de cereal autóctono. Sus cultivos  son ecológicos y aunque no todas, muchas labores las realizan con Tracción Animal. Forman parte del equipo de enseñantes de la Escuela.

Después de un cultivo de berenjena y tomate en invernadero, se despeja el terreno y se lleva a cabo el laboreo con el arado romano o “mosquito” para el siguiente cultivo. Como se ve en la foto no es necesario ningún laboreo previo de la tierra más, antes del siguiente cultivo.

Aricando patatas en el invernadero con el arado romano o más conocido aquí como “Mosquito”

Se pueden ver las patatas aricadas en el invernadero. Si os fijais en los surcos, se observan las adventicias “descalzadas”.

Cultivo de Zanahoria

Pili sembrando zanahoria con una pequeña sembradora de Tracción Humana. Realiza una siembra doble (dos líneas de siembra) en cada caballón.

Acolchado con “paja muerta” (paja que previamente se ha dejado germinar en la intemperie eliminando los restos de cereal y semillas de adventicias). Este acolchado favorece el germinado de las zanahorias, conservando por más tiempo la humedad del suelo, al reducirse considerablemente la evaporación del agua. Así mismo, aumenta la velocidad de infiltración del agua de lluvia o de riego.

Riego tradicional, conduciendo el agua de la poza del pueblo por acequias hasta la finca. Se construyen pequeñas presas de estancamiento para aumentar la infiltración del agua. Aricando con la yegua “Rubia”  las zanahorias en Junio prevía escarda manual.

Eloi recogiendo la cosecha de zanahorias para la venta por sistema de cestas a grupos de consumo responsable.

Estas son las zanahorias ecológicas de sus cultivos preparadas para la venta. Zanahorias cultivadas sin herbicidas, exentas de productos químicos y laboreadas casi en su totalidad con Tracción Humana y Tracción Animal. Un producto de máxima calidad.

Cultivo de Puerro

Laboreo de tractor con arados “de mosquito”.

Labor con Tracción animal prevía al transplante de puerros. Se pasa el arado romano o “mosquito” en los surcos para el posterior transplante.

Transplantando manualmente los puerros.

Aricando los puerros con la yegua.

Cultivo de Cereal

Aricando trigo de invierno a principios de Marzo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: